HomeMAS NOTICIAS

Poco a poco vuelven los manteros a instalarse en veredas de San Martín

21/02/2012 3 Comentarios

A mediados de 2010, el municipio de San Martín consiguió que los vendedores ambulantes que ocupaban las veredas de la ciudad, se instalarán con sus mercaderías en los locales de una galería céntrica, donde se inauguró una especie de persa. Durante unos cuantos meses el acuerdo funcionó y el microcentro se mostró libre de manteros, pero con las fiestas de fin de año el asunto comenzó a cambiar y algunos volvieron a ocupar sus antiguos espacios, y con el paso de las últimas semanas se han sumado nuevos vendedores.

Con sus ofertas otra vez en las veredas de la zona comercial más importante de San Martín, los manteros señalan que decidieron salir a la calle porque en la galería se vende poco: «La mayoría de la gente no entra a la galería y solo la vía pública nos da la posibilidad de hacer algún dinero que nos permita vivir», cuenta uno de ellos.

En la comuna, donde suponían que ese problema estaba finalmente resuelto, ven el asunto con preocupación y aunque quieren evitar cualquier enfrentamiento, aseguran que habrá nuevos controles y decomiso de mercaderías.

«Mire, yo preferiría que usted no haga nota, porque cuando sale algo en el diario, después viene la comuna con la policía y nos levantan todo», dice una señora de enormes brazos y vestido multicolor, que en calle 9 de Julio oferta algunos anteojos, ropa interior, mochilas y colores para que los pibes vuelvan a la escuela: «Igual, si tiene que poner algo, ponga que acá somos toda gente trabajadora y que la única oportunidad que tenemos para vender algo es estar en la vereda, que es por donde pasa la gente».

En los últimos 20 años y con la única salvedad de unos 12 meses a partir de junio de 2010, las veredas del microcentro de San Martín han sido ganadas por unos 30 vendedores ambulantes, que con sus mercaderías han copado 9 de Julio, Alvear y Balcarce.

Carlos Baigorria es el jefe de los inspectores municipales, dice estar al tanto de la situación y explica que «por ahora se trata de unas 18 personas repartidas en tres cuadras»; el funcionario asegura que los controles se van a intensificar y que no permitirán que se sumen nuevos vendedores.

«Mire, acá hay de todo; hay gente humilde que quiere ganarse un mango pero también hay muchos avivados que hacen mucho dinero con esto y ponen empleados en las veredas», explica Baigorria y agrega: «O ahora vamos a ignorar que el de la venta callejera es un muy buen negocio que da ganancias sin pagar un solo impuesto».

Los comerciantes de la zona parecen resignados a la situación y evitan dar sus nombres por temor a represalias: «Cuando les abrieron el local en la galería Sánchez, se instalaron allí casi 30 de estos vendedores; allí están en las mismas condiciones que cualquiera de nosotros y tienen que pagar un alquiler y los impuestos, pero muchos prefieren hacer la fácil y se han ido otra vez a las veredas y hasta usan los locales que tenían como depósitos», explica el dueño de una casa de ropas y cierra:

«Si la comuna no los para ahora, el asunto se va a complicar porque se viene la época de clases, las ventas aumentan y aparecen manteros por todas partes».

 

Fuente: Diario Los Andes.-

3 Comentarios »

  • sofy dijo:

    Me parece que tendrian que hacer un persa grande como hay en mza capital .En pleno centro cubierto de vidrio para que pueda ver lo que hay dentro del local.Y asi los comerciantes puedan vender y no esten sobre la vereda ya que quitan espacio para circular y en muchas ocasiones los ladrones aprovechan para robar en el tumulto de gente.

  • el obervador dijo:

    La municipalidad debe actuar rapidamente y olvidarse del costo politico que eso significa. de picaros estamos lleno.-

  • Sol dijo:

    Tendrian que hacer lo mismo que en la Capital, esta gente tendria q pagar impuestos como cualquier otro, hagan algo…………..