HomePOLITICA

Pese a cierto malestar, el SUTE cree que se aprobará el acuerdo

22/02/2012 Opina

Los docentes mendocinos comenzarán hoy en las escuelas a analizar la propuesta salarial del Gobierno, que comprende un aumento que llegará a sus bolsillos en tres etapas: la primera, que implica una suba de 8%, se cobrará en marzo pero con el retroactivo correspondiente a enero y febrero también, la segunda etapa empezará a pagarse con el sueldo de junio e implicará 4,5% más, y la tercera y última suba será en julio, cuando se llegará a los 2.840 pesos anunciados.

La difusión del acta firmada el viernes pasado entre los representantes oficiales y los del SUTE (Sindicato Único de Trabajadores de la Educación) en la paritaria generó malestar en sectores docentes, mientras el gremio se muestra satisfecho y confiado en que el plenario finalmente apruebe la propuesta. La misma expectativa tiene el Gobierno, que vería así librado de amenazas de paro el inicio de clases previsto para el martes próximo, y marcaría una pauta para las negociaciones con el resto de los sindicatos estatales.

Los cuestionamientos de docentes consultados por este diario apuntan a que «recién en agosto se llegará a los 2.840 pesos» y que el incremento en su totalidad no llega al 22% enunciado por el SUTE sino que apenas roza el 20%, cuando la canasta familiar en 2011 subió 25 por ciento. También algunos comparan el aumento ofrecido con el otorgado a los legisladores nacionales, calificando lo ofrecido por el Gobierno de «irrisorio». Además, sostienen que un docente jefe de familia necesita tener dos cargos para subsistir, lo que deteriora la calidad educativa y la salud psicofísica del maestro.

El secretario general del SUTE, Javier Guevara, defendió la propuesta oficial que conformó al gremio: «Llevar de 2.340 a 2.840 pesos el sueldo inicial es casi un 22 por ciento. Y llevado a la estructura salarial compuesta por el básico y el estado docente en las tres etapas en que está dividida la oferta genera en un docente con 10 años de antigüedad un incremento cercano a los 700 pesos de bolsillo, tomando lo que cobrará en agosto».

Guevara confirmó que el aumento salarial ofrecido es en tres etapas y retroactivo a enero. «Si se toma el acumulado en julio del docente que tiene, sin zona, 10 años de antigüedad, la diferencia insisto es de 700 pesos de bolsillo y casi el 26%» , enfatizó.

Al solicitársele la cifra que cobrarán los docentes en cada etapa y su significación porcentual, respondió que todavía no están las simulaciones y que hoy se llevarán a las escuelas y estarán publicadas en la página web del SUTE. De hecho, ayer se reunió la cúpula del gremio para analizar estos datos.

Sin embargo destacó que el incremento mayor que recibirá el maestro será en enero, febrero y marzo con un 60 por ciento del monto ofrecido. También puso como ejemplo ante las críticas que se parte de un estado docente de 700 pesos y se llega a 1.100 pesos y en básico que pasa de 1.200 a 1.350. «Estos dos núcleos son remunerativos y bonificables, por lo que repercuten en la antigüedad, jerarquía directiva y los montos que perciben los jubilados», aclaró.

Reconoció Guevara que «quizá no es la expectativa que uno podría llegar a tener, pero se revaloriza la estructura salarial y este es el camino, remunerativo, bonificable y en blanco, y levantamos la bandera de nuestros jubilados para que tengan el 82% real».

Luego de la discusión hoy en las escuelas, mañana se realizarán plenarios departamentales, sistema implementado en diciembre al modificarse el estatuto del SUTE. Por último el viernes, a partir de las 9, se realizará el plenario general en la sede del gremio, y a las 17, en la Subsecretaría de Trabajo, deberán responder al Gobierno.

 

Fuente: Diario Los Andes.-