HomePOLICIALES

Enjuician a un muchacho que confesó un homicidio, pero no le creyeron

24/02/2012 Opina

Según cuenta la niña, el caso ocurrió en medio de unos cañaverales de Los Barriales, en Junín y hoy, luego de un par de años, arrancó finalmente el juicio y Pastrán deberá responder ante el juez de Cámara Armando Martínez, por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

Pastrán es un muchacho difícil, así lo definen al menos los penitenciarios que lo conocen y tiene el cuerpo lleno de marcas y los brazos cubiertos de tajos, la mayoría de ellos producto de los meses de encierro en la penitenciaria; Pastrán está acusado de haber violado a su propia hermana, pero en setiembre de 2010, cuando llevaba medio año preso, confesó algo peor, si es que cabe el término y contó que había participado de la violación y el asesinato de Mayra Tarifa (15), una chica de 15 años que fue atacada en la siesta del 25 de marzo de 2009, mientras caminaba a su escuela de Los Barriales.

La confesión de Pastrán llegó en un momento empantanado de la investigación, cuando se habían caído decenas de hipótesis y solo había un detenido por el homicidio, Luis Martínez (27), un remisero trucho que era vecino de la víctima, en una zona rural del distrito de Rodríguez Peña, también en Junín. Pastrán contó que él había estado en el asunto, involucró al remisero Martínez y también a un muchacho de 17 años que fue detenido. En ese momento salió el ministro de Seguridad Carlos Aranda, a decir que con la confesión del detenido el caso estaba resuelto y los dos jóvenes fueron imputados por el crimen de Mayra.

Pastrán dijo que él, un vecino de 17 años y Martínez interceptaron a Mayra cuando se bajó de un colectivo en el cruce de las rutas 60 y 61, y comenzaba a caminar hacia su escuela, en Los Barriales. Contó que la subieron la fuerza al auto, que comenzaron a manosearla y que como la chica se resistía, la golpearon y la llevaron hasta un paraje alejado, la violaron y la tiraron inconsciente al canal matriz San Martín.

Sin embargo, Pastrán volvió a declarar y cada vez que lo hacía cambiaba detalles de lo que dijo inicialmente que había ocurrido; esa situación de confusión permanente y el hecho de que Pastrán es un fronterizo que no terminó la escuela primaria, llevó a que el Primer Juzgado de Instrucción de San Martín no creyera en su versión y lo sobreseyera, tanto a él como al joven de 17 años.

Sin embargo, para algunos de los investigadores que estuvieron en el caso de Mayra Tarifa, la Justicia cometió un error al sobreseer tan rápidamente a Pastrán, ya que en esa situación no se lo puede volver a acusar por ese delito y, para una parte de la policía, hay elementos que efectivamente lo vinculan a Pastrán con el asesinato de la chica de Rodríguez Peña.

Igual, Pastrán fue llevado como testigo al juicio por el crimen de Mayra Tarifa, que se realizó a fines del año pasado; una vez más, el joven fronterizo contó una versión confusa de los hechos y hasta situó el lugar donde había arrojado el cuerpo de la chica muy lejos de donde verdaderamente fue abandonado.

Finalmente, Luis Martínez fue condenado a cadena perpetua por el crimen de Mayra Tarifa, pero nada se sabe de las dos personas que esa siesta del 25 de marzo de 2009 lo acompañaban.

Ahora Marcelo Pastrán llega a juicio, acusado de violar a su propia hermana; según la fiscalía, el hecho ocurrió el 23 de marzo de 2010 cuando cerca del mediodía, el acusado retiró a una de sus hermanas de la escuela a la que asiste; ya de regreso a la casa en Los Barriales, la habría obligado a atravesar un canal de riego y, en medio de unos cañaverales, le quitó la ropa, la violó y luego le habría dicho: “Vos quedate callada y yo te voy a dar 20 pesos”.

Es probable que la sentencia sea conocida este viernes

Fuente: Arriba el Este.-