HomeMAS NOTICIAS

Incertidumbre por el paro de los docentes

28/02/2012 Opina

Hoy comienzan las clases, o al menos así estaba estipulado antes de que el gremio docente estatal decidiera realizar un paro por 24 horas con movilización a la Casa de Gobierno incluida.

La falta de acuerdo entre el gobierno y el área sindical tiñó el evento de confusión ya que hasta último momento no había demasiada claridad respecto de si los chicos debían concurrir a clases o no, dado que en definitiva la decisión de adherir o no al paro es individual. Así, los 411.779 alumnos del nivel inicial, primario y secundario que se venían preparando para este día acudirán -o no- a las aulas en medio de la incertidumbre.

Como para ampliar la confusión ayer se conoció que el sindicato que aglutina a los docentes privados -Sadop- había decidido sumarse a la medida, algo que, según pudo saber Los Andes, comenzó a tomar fuerza a partir del viernes pasado. Esto salió a la luz cuando ya los padres de los niños que acuden a estos colegios tenían la mochila preparada y el uniforme listo confiados en que este sector no suele tener este tipo de inconvenientes lo cual los sumió en las mismas dudas de no saber si los chicos deben asistir a clase.

En realidad, según algunas fuentes consultadas, en principio la actividad en esta instancia sería más cercana a la normal, pese a que apoyan el el reclamo.

En definitiva, lo que sucederá esta jornada es una verdadera incógnita, sobre todo si se tiene en cuenta que en muchos casos no se dictan clases porque son los alumnos los que no asisten.
La única certeza es que en la escuela primaria Carmen Vera Arenas de la UNCuyo las clases comenzarán con normalidad ya que las paritarias de este gremio aún no se han iniciado, mientras que las secundarias empezarían el 5 de marzo.

Contexto

El sindicato SUTE, que representa a los maestros estatales se ha mostrado indeclinable en su decisión de llevar a cabo la medida pese a que desde la Subsecretaría de Trabajo se dictó la conciliación obligatoria, motivo por el cual el gobierno asegura que descontarán el día a quienes no se presenten a trabajar. El plenario provincial del gremio desconoce la conciliación y rechaza la propuesta de un salario inicial de 2.840 pesos.

Ante esto, desde la DGE se informó que el gobierno ha mantenido reuniones durante todo el fin de semana con la intención de presentar una propuesta superadora que esperan presentar hoy, pero se tomó la decisión de no hacer declaraciones hasta tanto haya definiciones. De todas formas se hizo hincapié en que hoy las escuelas estarán abiertas.

Ayer por la mañana el gobernador Francisco Pérez pidió a los padres que envíen a sus hijos a la escuela ya que sostuvo que hay una ley y que esa norma indica que se dictó la conciliación obligatoria, por lo tanto deberían dictarse clases con normalidad. Asimismo el gobernador no dudó en afirmar que la medida de fuerza tiene un trasfondo político.

Por su parte, Sadop, de los privados decidió adherir a la medida los últimos días pero en este caso el acatamiento puede ser mucho menor ya que la afiliación no es tan masiva y siempre existe cierto temor a sanciones. Su titular, María Elina Escot sostuvo que «ya estábamos en alerta y movilización y se decidió adherir y pedir que se nos permita participar con un representante de la paritaria estatal ya que allí se fija el monto que servirá de base para la negociación con las cámaras propias».

Explicó que no se aceptará una propuesta inferior a los 3 mil pesos ya que si se hiciese arrastraría a otras provincias y están a la espera de la paritaria federal que se ha fijado para el 5 de marzo.

Sostuvo además que «se ha llegado a esta situación porque las negociaciones comenzaron tarde» y consideró que por un solo día de paro no es adecuado llegar a sanciones.

Escot subrayó que en las reuniones realizadas la voluntad de paro de los docentes era expresa.
Sin embargo, algunos maestros consultados aseguraron que si bien están de acuerdo con el reclamo no harán paro por temor a sanciones o porque no es costumbre en el colegio al cual pertenecen realizar este tipo de medidas.

Al parecer, las aguas están divididas en este sector entre quienes consideran justo el reclamo y quienes le ven un trasfondo político, según evaluó la vicedirectora de un colegio religioso de Capital consultada. La directiva, que prefirió preservar su identidad, además explicó que «en este tipo de situaciones hay muchas presiones y temor ya que suele quedar marcada la escuela como que no adhirió pero luego pretende cobrar el aumento».

Hay que aclarar que estas circunstancias se dan en un escenario nacional similar en el cual la decisión de realizar paros complicará el comienzo del ciclo lectivo en otras provincias.

 

Fuente: Diario Los Andes.-