HomePOLICIALES

Detienen en San Martín a un hombre acusado de robar 1,5 millones en una finca de San Luis

29/02/2012 Opina

Durante casi dos años, Rubén Peré anduvo prófugo de la Justicia; el hombre está acusado de liderar una banda de cuatro delincuentes que, disfrazados de policías, asaltó en su propiedad a un estanciero de San Luis y escaparon del lugar con 1,5 millones de pesos, según denunció en ese momento la víctima. Peré estuvo todo este tiempo huyendo de la Justicia, hasta que hace poco menos de un mes, fue detectado en una vivienda de Palmira.

Este sábado el hombre fue detenido y en los próximos días será enviado a San Luis, donde deberá declarar ante el juez Alfredo Cuello, que lleva adelante la investigación del caso, que en su momento levantó ucho revuelo en la provincia puntana.

El asalto ocurrió en la noche del 28 de mayo de 2010, cuando cuatro delincuentes disfrazados de policías, con chalecos antibalas y pistolas 9 milímetros ingresaron a la finca de Roberto Ruiz, un estanciero que tiene su propiedad en Villa Mercedes. Según cree la policía Peré habría estado al frente de esa banda que planeó el asalto en todos sus detalles, aunque eso no evitó que golpearan fuertemente a Ruiz, al punto que el hombre debió ser internado en terapia intensiva.

“Por lo que tenemos entendido Rubén Peré es un tipo bastante pesado, que habría participado en distintos asaltos ocurridos en Buenos Aires, San Luis y Córdoba; la policía puntana lo tiene como el cerebro de una organización que se caracteriza por los robos planificados al detalle”, comentó una fuente de la investigación, ante la consulta de este medio.

Rubén Peré fue ubicado en una casa de Palmira, donde vive la pareja que el sospechoso de liderar la banda tiene en Mendoza; luego de una paciente investigación, Peré y su pareja fueron detenidos este sábado a la noche, luego de que hubieran salido de la casa de la mujer. “Salieron de la casa en un VW Gol blanco, y al llegar a carril Buen Orden y Norte, de San Martín, fueron interceptados”, explicó la fuente.

Hay que recordar que en mayo de 2010, el estanciero Ruíz fue sorprendido en su propiedad, llamada “El Ruiseñor”, por cuatro hombres vestidos con chalecos antibalas y armados con pistolas 9 milímetros. A Ruiz lo maniataron, lo golpearon muy duro e incluso quemaron partes de su cuerpo y su mujer, María del Carmen Muñoz, también fue golpeada. Casi un mes después de aquel salvaje asalto, el 23 de junio de 2010, el productor sufrió otro robo en su estancia y los investigadores creen que la banda pensó que todavía había dinero en la casa.

El caso es investigado por el juez penal Alfredo Cuello, que espera el traslado de Rubén Peré a la vecina provincia de San Luis para indagarlo

 

Fuente: Arriba el Este.-