HomePOLICIALES

Una chica puntana abandonó a su bebé en una casa de Junín

08/03/2012 Opina

Una madre soltera de 25 años dejó a su hijo de un mes de vida en la puerta de una casa de Junín porque no podía mantenerlo. Es ese domicilio vive, según la mujer, el padre del niño. Intervino la Justicia penal, que investiga el posible delito de abandono de persona, supuestamente imputable a los dos progenitores del pequeño.

La historia es compleja y anoche todavía debían confirmarse muchos datos y había varias versiones un tanto diferentes. La más confiable indicaba que todo comenzó hace casi un año en San Luis, donde vive Daniela Leticia Godoy, actualmente de 25 años, quien tiene una niña de unos 4 años. En ese tiempo conoció a un camionero oriundo del distrito Algarrobo Grande, en Junín, Mendoza. Pese a que el transportista era casado, ambos mantuvieron un romance que duró algunos meses. Todo se terminó cuando Daniela quedó embarazada y el camionero no quiso reconocer su paternidad.

Ayer, después de haber intentado convencer a su amante de diferentes maneras y de haber dado a luz hace poco más de un mes a un varoncito sano y bien nutrido, la mujer viajó de San Luis a Junín y llegó hasta el domicilio de su hombre y padre ausente.

Según la declaración de Daniela, ella intentó dialogar con su amante para convencerlo de que le ayudara con la crianza del niño, pero el hombre ni siquiera quiso atenderla.

Fue así que a las 17.40 de ayer la chica puntana decidió desprenderse del niño y dejarlo en la puerta del injusto varón.

Hasta aquí la historia contada por Daniela. A las 17.45 ya están los registros oficiales de la Policía de Mendoza. A esa hora ingresó un llamado al 911 de una mujer mayor, anunciando que en la puerta de su casa, ubicada en inmediaciones del carril Algarrobo Grande y Estrella, habían encontrado a un bebé y un bolso con ropa, pañales y hasta una mamadera.

Hacia allí partió un patrullero de la Comisaría 19. Cuando faltaban dos cuadras para llegar al domicilio denunciado los dos uniformados que viajaban en el móvil observaron a una mujer joven que caminaba por la vera del carril y que venía llorando desconsoladamente.

Ya al tanto del particular hallazgo, los policías sólo tuvieron que atar cabos y relacionar a la llorona con el abandono, y por lo tanto la invitaron a subir al patrullero y acompañarlos hasta la casa donde había sido encontrado el pequeño.

Ese corto trayecto fue suficiente para que la chica les contara la historia completa de su vida y reconociera que había sido ella la que había dejado al bebé en el umbral de la casa de su amante.

Los policías decidieron llevar a todos a la Oficina Fiscal de Junín para que allí se determine si hubo delito y quién o quiénes lo habían cometido, además de la responsabilidad civil sobre el menor.

“Hay que establecer si la mujer que llamó al 911 no sabía del drama y obró de buena fe. Aparentemente ella sería la abuela del niño”, dijo al ser consultada ayer una fuente policial.

Además se esperaba poder tomarle declaración formal al camionero y ver si éste reconoce su relación con la chica puntana y acepta ser el padre del niño. Si no es así se podría ordenar un ADN.

“Parece difícil que se le pueda atribuir el delito de abandono de persona a la madre del bebé, ya que lo dejó en el umbral de una casa habitada, con ropa y alimento y hasta habría intentado avisar que lo dejaba allí”, especuló la misma voz.

Fuente: Diario Uno.-