HomeSOCIEDAD

Corazones femeninos: más resistentes, pero con mayores riesgos

10/04/2012 Opina

Aunque desde siempre han sido los hombres los más afectados por las enfermedades cardiovasculares, en los últimos años son cada vez más las mujeres que presentan este tipo de patologías.

La buena noticia es que un estudio reciente ha podido concluir que ellas tienen una mayor resistencia a las insuficiencias cardíacas -se ha comprobado que tienen 31 por ciento menos de riesgo de morir por esta causa que los hombres-. Como contrapartida, hay que decir que ellas presentan síntomas atípicos y algunas veces casi “silenciosos” que determinan una atención más tardía, entre otras causas.

Diversas investigaciones han buscado determinar si los corazones son más o menos resistentes según el sexo y es justamente a lo que apuntó este abordaje de un grupo de investigadores de la Universidad Europea de Madrid que publicó el diario español El Mundo. A través de ensayos clínicos y observacionales de los que participaron 28.052 varones y 13.897 mujeres con este trastorno y luego de un seguimiento de tres años se observó cuál había sido el nivel de supervivencia lo que permitió llegar a esta conclusión.

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear adecuadamente la sangre y entre los factores que más frecuentemente pueden ocasionarla se cuentan la hipertensión arterial, un infarto, arritmias graves y la cardiopatía isquémica.

Manuel Martínez-Sellés, médico cardiólogo y uno de los autores de “Meta-Análisis Global del Grupo en Insuficiencia Cardíaca Crónica”, explicó que estos resultados “dan pie a pensar que el corazón de la mujer está más preparado que el del hombre. Sobre todo también porque la mayor supervivencia en mujeres se observó incluso a pesar de que ellas están peor tratadas que los hombres (otro de los datos obtenidos en el estudio). Además, detalló que esto se mantiene aún en casos de diabetes, una enfermedad predisponente.

“Las mujeres tienen la suerte de tener corazones mejores que los hombres, que resisten mejor a una situación de insuficiencia cardíaca. Ahora nos toca averiguar por qué es así. Nuestra teoría es porque el lado derecho del corazón tiene una mejor respuesta ante el deterioro del lado izquierdo (efecto de la enfermedad), esto puede deberse a que el embarazo en cierta manera protege a la mujer o que existan factores genéticos que beneficien la salud cardíaca”, explica Martínez-Sellés.

En este sentido, en tanto logren descubrirse las causas se podrá avanzar en tratamientos superadores para ambos sexos.

Riesgos 

Pese a este novedoso descubrimiento las condiciones no son muy alentadoras para las mujeres. Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte de las féminas en edad avanzada.

La inserción laboral de la mujer, entre otros aspectos como una vida abarrotada de actividades que complican sus tiempos la han empujado hacia ciertas prácticas asociadas a las cardiopatías.

“Hay nueve factores de riesgo para este tipo de enfermedades que son considerados los más importantes: los principales son la obesidad y el tabaquismo. Pero además están la hipertensión arterial (HTA), la diabetes, el estrés, el colesterol, el sedentarismo, el consumo excesivo de alcohol y una alimentación inadecuada”, destacó el cardiólogo Daniel Giménez, quien fuera presidente del Comité Científico del Tercer Simposio Cuyano de Enfermedad Cardiovascular en la Mujer que se realizó el año pasado en Mendoza.

El doctor Ariel Baigorria, encargado de Unidad Coronaria de la Clínica de Cuyo, detalló cuál es la realidad en cuanto a la atención médica de los corazones femeninos, lo cual enumeró en cuatro puntos:

1- Están poco representadas en los estudios donde hasta un 80 por ciento son casos de hombres.

2- Se sabe poco de la especificidad de sus características.

3- Se las subestima en cuanto a los síntomas.

4- Los médicos son menos agresivos en el tratamiento utilizando por ejemplo, menos dosis de drogas.

Síntomas atípicos

Los síntomas varían según el sexo, lo que contribuye a que algunos casos femeninos de cardiopatía pasen inadvertidos.

De hecho, las mujeres, especialmente las más jóvenes, son más propensas a sufrir eventos cardiovasculares sin el característico dolor en el pecho y de allí se desprende que tengan más probabilidades de morir por insuficiencia cardíaca al no ser detectados a tiempo.

John Canto, médico de una clínica de Florida en Estados Unidos, participó de un estudio que monitoreó a más de un millón de pacientes que sufrieron un ataque cardíaco y que le permitió concluir que las mujeres pueden inclusive ignorar que están sufriendo un ataque y que las manifestaciones atípicas son más comunes en aquellas menores de 55 años. En números concretos, 42 por ciento de las mujeres no presentó malestar pectoral, lo cual descendió a 31 por ciento en el caso de los hombres.

La falta de atención médica adecuada es habitual. Los médicos consultados aseguran que acuden menos a la visita con el especialista o lo hacen tardíamente. Por falta de tiempo, la imposibilidad de dejar a los hijos o una cuestión cultural llevan a sus parejas masculinas, pero ellas no se controlan.

Para la doctora Raquel Saa Zarandón, encargada de la Unidad Coronaria del hospital Central “el dolor de pecho se les puede manifestar diferente, más hacia la derecha, ellas suelen no darle importancia o no relacionarlo con el corazón, otro caso común es que cuando van a la guardia les digan que está todo bien y las tilden de neuróticas, las mandan a la casa y allí tienen arritmias” o cuadros más complicados.

Baigorria subrayó que una patología no diagnosticada es por tanto no tratada y eso en definitiva va a tener sus consecuencias en la calidad de vida.

 

Fuente: Diario Los Andes.-