HomeDEPARTAMENTALES

El cine teatro Ducal no logra ser rentable, pero Mansur justifica la inversión

02/05/2012 2 Comentarios

En 2009 fue reabierto por la comuna. Además de proyectarse películas, allí se realizan conferencias, talleres y exposiciones. Mantenerlo le sale al municipio $ 70.000 mensuales. El intendente justifica la inversión.

A fines de 2006 la comuna de Rivadavia le compró a la familia Centorbi el cine-teatro Ducal, que había cerrado un año antes por los problemas que acarreaba la escasa asistencia de público. El municipio pagó $ 1.750.000 por el establecimiento y, luego de reacondicionarlo durante tres años, lo reinauguró en abril de 2009 con la idea de «abrirlo como espacio cultural destinado al cine, el teatro y a los talleres artísticos».


Desde entonces, todo eso se ha venido cumpliendo y el Ducal, único cine de la zona Este, no sólo proyecta películas de estreno sino que tiene una extensa agenda cultural, timoneada por más de 40 talleres municipales a los que asisten unas 1.200 personas.

Sin embargo y aunque el costo de la entrada es muy económico, el Ducal como cine no ha conseguido ser rentable, ya que con una sala de 969 butacas resulta una estructura demasiado grande e imposible de llenar en los tiempos que corren, donde los cines se han vuelto pequeños salones muy confortables.

Es así que por tentadora que sea la cartelera y accesibles los precios de boletería, para mantenerse en funcionamiento el Ducal necesita de unos $ 70.000 mensuales de las arcas de la comuna, dinero que se destina a los sueldos del personal, al mantenimiento del edificio y al pago de los servicios.

«Mantener al cine abierto requiere de una importante inversión por parte del municipio, pero ese gasto se ve justificado porque al Ducal lo exprimimos para muchas otras actividades, que van más allá de la proyección de películas«, comentó el intendente de Rivadavia, Ricardo Mansur, y detalló: «Allí funciona toda el área de Cultura, se arman obras de teatro, tenemos más de 40 talleres municipales en actividad, ofrecemos exposiciones de artistas locales y regionales, y también unas cuantas conferencias y presentaciones».

Casi vacío

Como sala de cine, el Ducal abre de viernes a martes y busca tentar al público de la región con entradas populares de 15 pesos y una cartelera donde suelen proyectarse parte de los estrenos nacionales. Según datos del área de Prensa de la comuna, el cine alcanza un promedio de 500 entradas vendidas por semana. «En cualquier sala de Mendoza, cien butacas ocupadas hacen ver al cine como lleno, pero el Ducal tiene casi mil sillas y entonces parece que la sala estuviese casi vacía», explicó la jefa de Prensa de la comuna, Miriam Arboit.

Más allá de los precios populares de las entradas, para el intendente Mansur al cine le juegan en contra los horarios rígidos de las proyecciones y la escasa oferta de películas, ambos condicionados por la existencia de una única sala. «Comparado con los cines del Gran Mendoza, donde tenés diez salas con horarios rotativos, nosotros estamos muy acotados; de todos modos, el cine es sólo una parte de las actividades del Ducal».

Obras pendientes

Si bien la comuna ha invertido mucho dinero desde que compró el Ducal y reacondicionó butacas, alfombras, paredes, la pantalla y los sistemas eléctricos, de agua y de gas, todavía quedan algunos trabajos pendientes, que se han visto demorados por la falta de presupuesto. Entre ellos está la construcción de camarines detrás del escenario (hoy los actores se visten en cambiadores móviles) y también la instalación de un sistema de aire acondicionado.

«Queremos ser la capital regional de la cultura y eso requiere de una apuesta importante en recursos. Es por eso que el dinero que nos cuesta mantener abierto al Ducal lo tomamos como una inversión y creemos que la gente justifica el gasto», cerró Mansur.

Fuente Los Andes.

2 Comentarios »

  • el observador dijo:

    Y que se sugiere, que en vez de adquirirlo. dejarlo cerrado y abandonado?. Correcta la determinacion del municipio, es un edificio historico de Rivadavia.-

  • pedro dijo:

    Está bien que entienda Mansur que no todo es gasto. Deberia usar el mismo criterio con el deporte. A pesar de la rifa su apoyo es muy escaso, pues lo considera gasto y no inversión. La cultura , la educación y el deporte no son gastos, es inversión. El Centro Deportivo Rivadavia alberga a miles de niños y jóvenes diariamente y cuando se rompen ,por ej ,los reflectores donde entrenan las inferiores del Club y de la filial de Godoy Cruz ( SI, ocupan nuestro lugar) pasa toda la temporada, (hasta el Festival) para que los arreglen. CULTURA? SI, POR SUPUESTO… PERO DEPORTE, TAMBIEN