HomePOLITICA

La expropiación de YPF ya es ley

04/05/2012 Opina

La “nacionalización” de YPF, como se conoció el proyecto para expropiar las acciones del grupo español Repsol y declarar de interés público nacional todo la actividad hidrocarburífera ya es ley. La Cámara de Diputados le dio sanción con una aplastante mayoría de 207 votos positivos, seis abstenciones y sólo 32 rechazos. El kirchnerismo sumó adhesiones de la centro-izquierda, casi todo el radicalismo, una porción del PJ disidente y varios partidos provinciales.

El trámite parlamentario demandó sólo 18 días y hoy mismo la presidenta Cristina Kirchner firmará su promulgación en un acto con gobernadores y militantes en la Casa Rosada. El mendocino Francisco Pérez ya confirmó su asistencia; ayer presenció el momento de la votación desde el recinto de la Cámara baja, luego de participar de una reunión con otros mandatarios de provincias petroleras.

Pérez escuchó las exposiciones de algunos diputados mendocinos de la oposición que le advirtieron que Mendoza no saldría bien parada del reparto de acciones. El mandatario se mostró entusiasmado y celebró con diputados oficialistas de Mendoza cuando la ley quedó aprobada.

La ley establece la expropiación del 51% de las acciones clase D de Repsol (en total tiene 57%, por lo que le queda un 6%) para que el Estado pase a tener el control de la principal petrolera del país. Estas acciones irán al Ejecutivo nacional (26,04%) y a las provincias productoras (24,99%), que a su vez firmarán un pacto de sindicación por 50 años para votar siempre juntas y asegurar el control estatal.

La empresa seguirá siendo una sociedad anónima. La ley también contempla la expropiación, en los mismos términos, de YPF Gas, otra firma que estaba en manos de Repsol. El precio de la indemnización a Repsol lo fijará el Tribunal de Tasaciones de la Nación.

Anoche, el kirchnerismo festejó la conquista cantando la marcha peronista y armó un acto con militantes afuera del Congreso. El Movimiento Evita, La Cámpora, Kolina, Miles y otras agrupaciones K colmaron la plaza de Los Dos Congresos y algunos diputados oficialistas se acercaron a celebrar.

“El petróleo deja de ser un commodity y pasa a ser un insumo básico para el crecimiento del país”, anunció con euforia Agustín Rossi, el presidente del bloque oficialista, quien cerró un debate que demandó dos jornadas y 19 horas de deliberaciones. Para Rossi, Repsol extorsionó durante años al Gobierno nacional buscando que éste fije el precio del barril de crudo según los mercados a futuro internacionales “y por eso provocaba desabastecimiento”.

El radicalismo concentró buena parte de las miradas durante la sesión puesto que cuatro diputados del bloque desobedecieron la orden partidaria de votar a favor la ley. Los cordobeses Oscar Aguad e Hipólito Faustinelli se retiraron antes de la votación seguidos por Hugo Castañón, en tanto que Lucio Aspiazu corrió el riesgo de futuras sanciones y votó en contra.

El Frente Amplio Progresista, que acompañó la ley en general, no tuvo fisuras. Sin embargo, levantó la voz para asegurarle que su apoyo “no es a título de pusilánimes” (como dijo el juecista Ernesto Martínez) y, como el radicalismo, pidió muchos cambios al articulado de la ley para que la nueva YPF tenga controles del Parlamento, se expropie también acciones del grupo argentino Petersen (de los banqueros santacruceños Eskenazi, a quienes Néstor Kirchner los hizo entrar a la empresa en 2008) y se haga auditorias de todos los yacimientos para que no se pague demás a Repsol. Algo a lo que el oficialismo se negó terminantemente.

Del PJ disidente y del macrismo surgió la mayoría de los votos negativos. La bancada Frente Peronista, que preside el mendocino Enrique Thomas, aportó 17 sufragios en contra, pero Alberto Roberti, Alfredo Atanasof y María Cremer votaron con el Gobierno y la puntana Ivana Bianchi se abstuvo.

El macrismo aportó 10 votos y el Partido Demócrata, que es su aliado, otros dos.  En una sesión que se fue caldeando con el correr de las horas, dos diputadas del Pro enervaron a los diputados K. Laura Alonso lanzó que “este gobierno es cómplice del saqueo de nuestros recursos naturales” y Gladys González dijo que el oficialismo buscaba tapar irregularidades cometidas “por el vicepresidente Boudou”.

Ninguno de los legisladores que votaron en contra se animó a defender ayer en público a Repsol; las críticas se centraron en la decisión de expropiar y en la poco exitosa política energética oficial.

 

Fuente: Diario Los Andes.-