HomePOLICIALES

Imputaron al presidente de la Liga de Fútbol

05/05/2012 Opina

El presidente de la Liga Mendocina de Fútbol, Carlos Hugo Suraci (57), se presentó ayer ante la Justicia de la ciudad de San Martín y, tras declarar, quedó imputado por el robo a una agencia de autos, un delito en el que también está involucrado su hijo, el futbolista Juan Pablo Suraci y otras dos personas. Por la tarde, y luego de pagar una caución real, fijada en $ 10.000, el dirigente deportivo recuperó la libertad, del mismo modo que ya lo había hecho su hijo, hace un par de días, cuando pagó una fianza de monto similar.

Desde el jueves Carlos Suraci estaba pedido en el Orden del Día y en la mañana de ayer el hombre se presentó en forma espontánea y acompañado por su abogado a la Unidad Fiscal de San Martín, donde declaró durante más de dos horas.

«Mi cliente ha explicado al fiscal que los tres autos que se llevó de la agencia de calle Lavalle y Lima (de la ciudad de San Martín) fueron por común acuerdo con el titular del lugar, y como garantía de pago de una vieja deuda que mantiene desde 2009», informó cerca de las dos de la tarde, Carlos Santos Castro, defensor de Suraci. De todos modos, el fiscal Martín Scattareggi lo imputó por participación primaria en los delitos de robo agravado en poblado y en banda, con extorsión en concurso real.

Hay que recordar que en la noche del jueves 26 un llamado al 911 denunció el robo de tres autos a la concesionaria Eco Centro Autos, ubicada en calle Lavalle, de la ciudad de San Martín. La policía montó un operativo y en esa madrugada detuvo en distintas rutas del Este al futbolista Juan Pablo Suraci y a otros dos hombres conduciendo los autos denunciados: un Ford  Focus, un Peugeot 207 y un VW Bora.

«Esa noche, mi cliente estuvo en la agencia acompañado por su hijo para ver si podían cobrar una deuda de más de $ 100.000. Pero en ningún momento hubo amenazas ni violencia y fue el agenciero quien ofreció los autos como garantía de que en una semana más cancelaría parte de la vieja deuda», explicó el abogado de Suraci.

El agenciero Sergio Quagliatella, víctima del supuesto robo, admite una deuda pero dice que estas cuatro personas lo amenazaron, golpearon y le llevaron unos 40.000 pesos entre efectivo y cheques. «Nada de eso es cierto. Mi cliente no se llevó dinero, no amenazó a nadie y tampoco se llevó los papeles de los autos. Insisto, el agenciero le entregó los vehículos como garantía de que pagaría la deuda, les dio las tarjetas verdes y las llaves y, cuando se fueron, llamó a la policía y puso una denuncia por un robo que no existió».

 

Fuente: Diario Los Andes.-