HomeINSOLITO

Marihuana: en Mendoza pidieron por la despenalización y el cese de las detenciones

06/05/2012 Opina

Marihuana. Porro. Churro. Vela. Chala. Juana. Faso. Diferentes nombres para un mismo objeto. Y un denominador común materializado en más de mil personas, que se convocaron este sábado para sumarse a la Marcha Mundial de la Marihuana: que la legislación argentina despenalice la tenencia para consumo personal de una planta milenaria y y, a la vez, prohibida.

Se trató de la tercera edición local de una marcha que, en el mundo, mueve a millones en las principales ciudades y que a nivel local a ido creciendo desde aquella tímida reunión en el Parque Central, hace dos años. A través de las redes sociales, principalmente Facebook, la convocatoria se había lanzado en los últimos días. En el perfil en Facebook de Mendoza Cultiva, se pueden conocer cuáles son los objetivos de la marcha en nuestra capital: “Por el inmediato fin de las detenciones y procesos penales a cultivadores no comerciales de cannabis”, se puede leer.

Y quedó confirmado con el paso de las horas, mientras más gente llegaba al predio: unas 1.500 personas, según calcularon en la organización, entre los que se podían ver jóvenes en su mayoría. Algunos, en familia.

Es una tarde de otoño agradable. Entre dos gruesos árboles han tensado una soga por la que un grupo de malabaristas hace equilibrio. En el centro, una serie de bandas mendocinas desbordan de música. En los alrededores, la fauna es variopinta. Y sí. Está ese olor característico en el aire. Todo el mundo ha venido en grupo. No hay conflicto, cada grupo está en la suya y las charlas giran alrededor de una yerba que, aunque totalmente permitida, no es menos fácil de conseguir por estos días. Otro grupo de artistas callejeros juega con sus clavas y una madre le da la teta a su crío. Todo esto, detrás de carteles que señalan claramente la consigna de esta tarde de otoño en Mendoza: la despenalización de la tenencia de marihuana para consumo personal.

“Somos una minoría que estamos defendiendo el derecho al cultivo, el derecho a no ser maltratados por un sistema legal y por un sistema federal que no respeta el artículo 19 de la Constitución Nacional”, explicó uno de los organizadores nucleados en Mendoza Cultiva. Se trata de grupo que enarbola los principios de la cultura cannábica a partir del cultivo del cáñamo para consumo personal. En este sentido, contrastan los beneficios de la plantita cuidada en casa, contra el comercio ilegal.

“Con el autocultivo, uno sabe lo que se está consumiendo, y no tiene que salir a buscarlo al mercado negro, donde no sabemos qué tratado hacen para llegar a obtener ese producto”, recalcaron.

De entrada, la consulta periodística se maneja con la reserva de las fuentes: desde Mendoza Cultiva responden a todas nuestras preguntas, pero descartan el hecho de dar nombres o de mostrarse en un video, para evitar problemas con la ley nacional de estupefacientes, la 23.737. “Queremos que la gente pierda el miedo y que esto se hable en la familia, de que haya información porque a cualquiera le puede pasar al ser discriminado por la ley”, subrayan, aludiendo a uno de los objetivos de la convocatoria.

Una de las principales críticas de las asociaciones que pugnan por la despenalización, consiste en el hecho de que la ley y el sistema judicial ubica al consumidor en una posición dual y no menos ambigua: como un infractor y, al mismo tiempo, como un enfermo. “Hay muchos prejuicios, porque hay mucha desinformación”, dice una joven de Mendoza Cultiva, cuestionando al mismo tiempo que, al criminalizar, la ley 23.737 genera “estigmatizaciones” sobre los consumidores y sobre la misma planta.

“La fibra del cáñamo tiene infinidad de usos, así que lo que ha sufrido es una estigmatización por intereses económicos, pensando que la gente no tiene que tener acceso a algo que hace bien y que puede generar trabajo”, definieron, haciendo una síntesis histórica y social.

Un párrafo aparte queda para la policía mendocina. Uno de los participantes de Mendoza Cultiva estuvo un mes detenido en la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer. Reconoce por experiencia lo que significa estar encerrado por tener plantas en su casa, lo que derivó en el hecho de ingresar a un mundo verdaderamente duro como el carcelario y donde, certifica, el ingreso de sustancias prohibidas no puede hacerse sin la colaboración del personal. Si bien han habido fallos judiciales a favor de los consumidores, las fuerzas de seguridad se siguen concentrando en los usuarios.

“Hace tiempo atrás, el chico que salía en el video al que le estaban pegando en la cárcel, había entrado porque tenía dos porros. En Mendoza, estamos a disposición del juez que te toque. Y lo más triste es que te pueden detener hasta que ese juez decida -entre 15 y 30 días- si podés estar libre o no. Si bien hay fallos, estamos a merced de la interpretación de la policía”, describieron. Y apuntan: el 70 por ciento de las causas federales tienen que ver con usuarios, donde la figura del narcotráficante parece casi ausente.

La despenalización, según Aníbal

La actual legislación fue sancionada durante la presidencia de Carlos Menem. Pero en los últimos años ha sido cuestionada por varios juristas, más allá de los consumidores. Es Aníbal Fernández, el senador kirchnerista, el último que ha presentado un proyecto de ley para despenalizar la tenencia y el cultivo si se demuestra que es para consumo personal. El tema acá es que no establece ninguna medida o parámetro que determine este criterio, lo que la interpretación queda a cargo de la autoridad judicial correspondiente.

Pero el proyecto de reforma también estipula castigos para aquel que consuma “con ostentación y trascendencia al público” -es decir, en espacios públicos, una situación que la Justicia Federal ya ha destacado en algunas sentencias- así como la apología del uso de estupefacientes, sobre todo en medios de comunicación. Fernández ya se había mostrado proclive a una reforma de la ley cuando era jefe de gabinete en el Gobierno nacional.

¿Será este el año del debate en el Congreso por la despenalización? Difícil vislumbrarlo. Aborto y despenalización son dos de los temas más urticantes y que los legisladores optan por escapar. Por lo pronto, unas mil personas llegaron hasta la Legislatura mendocina para pedir por una legislación que contemple los derechos de los usuarios de marihuana y pedir por el cese de las detenciones.

 

Deja tu opinion!