HomePOLICIALES

Sórdido debate contra un matrimonio de depravados

10/05/2012 1 Comentario

«Las cosas que han declarado en estos días y ante el tribunal los hijos de Ramón M. (54) y de Yolanda C. (53) resultan de una gravedad tal que la sala escucha siempre en un silencio pasmoso», cuenta una fuente de tribunales y describe así la atmósfera que se respira en el juicio que desde el lunes se lleva adelante contra un matrimonio santarrosino acusado de pervertir a sus hijos durante años.
La mujer que denunció a su padre por abuso agravado tiene hoy 27 años, y según declaró ante Eduardo Orozco, juez a cargo del debate, desde antes de ir al jardín de infantes, su papá, Ramón M., la manoseaba y la obligaba a tener sexo oral con él.

Para preservar su identidad, a la víctima la llamaremos Claudia y ella contó que a los cinco años, su padre la llevó a la casa de un amigo y se la entregó para que la sometiera sexualmente: «Sólo recuerdo que se llamaba Rodolfo», dijo la mujer, que para tratar de mitigar recuerdos e intentos de suicidio dice estar en tratamiento psicológico.

«Mi papá abusó de mí desde chica y eso lo hizo prácticamente a diario», le contó la víctima a los policías por abril de 2011, cuando Ramón M. fue detenido por abuso agravado y el caso se conoció en los diarios como el del «Chacal de Santa Rosa».

Tanto el hombre como su mujer niegan cualquier acusación, pero la hija asegura que cuando tenía ocho años su padre le mostraba fotos de pornografía infantil, otras de sexo con animales y que le decía que todo aquello estaba bien, que era natural que los hombres se acostaran con niños y que se sacaran fotos desnudos.

«La mamá le decía que no había que hablar con nadie, y se la llevaba a su padre con falda pero sin ropa interior, que la esperaba en la cama», comentó la fuente sobre el relato que hizo la mujer ante el juez. También se supo por el testimonio de Claudia, que su madre, Yolanda C., habría buscado que ella se prostituyera, que la amenazó para que lo hiciera y que intentó convencerla diciéndole que con esa plata podría ayudar a su familia a salir de pobres. Por eso es que la madre está acusada de promoción de la prostitución.

Cuando Claudia tenía once años Ramón M. habría intentado ahogarla porque se resistía a mantener nuevas relaciones y ese año la niña abandonó la escuela. «Por lo que declara la víctima, se trata de un hombre violento, golpeador de sus hijos y de su esposa y como ejemplo, cuenta que una vez mató a su perro a palazos porque el animal le mordió una zapatilla». A los 16 años Claudia se fue de su casa.

La mujer tiene dos hermanos discapacitados mentales y declaró que uno de ellos fue violado por su padre. La perito forense María Musse de Sánchez se entrevistó con Claudia y ayer declaró que «su relato no tiene características de fabulación».

También se presentó como testigo un hermanastro de Claudia: «En mi casa se vivía una violencia grande. Mi padrastro me decía que yo era un mariquita que no se la bancaba. Abusó de ella y recuerdo verlo parado detrás de la puerta del baño y espiándola cuando se bañaba. Un día me cansé y me fui; después se fue ella también».

El debate seguirá durante esta semana y la sentencia se conocerá en la próxima.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

1 Comentario »

  • VENGADORA dijo:

    NO HAY QUE CONDENARLOS HAY QUE CORTARLES LO QUE LE CUELGA SIN ANESTESIA PARA QUE SUFRA