HomeMAS NOTICIAS

Aún no quedó confirmado el monto de aumento del boleto para la zona Este

11/07/2012 Opina

Desde las 5 de la madrugada de este miércoles, la tarifa de los micros aumentó tal como lo anunció ayer, Diego Martínez Palau, titular de Transportes. Así los internos de Ciudad pasaron de costar $1,40 a $2,10.

Pero en la media distancia el panorama no es el mismo, la indefinición y las dudas toman por sorpresa a los pasajeros que aún no saben cuánto deberán abonar y a partir de qué día regirá el aumento.

No obstante, esta mañana, trabajadores de las oficinas de Dicetours y Nueva Generación aseguraron en exclusiva con Arribaeleste.com que al menos por ahora, el boleto seguirá costando $7,15.

En medio de las dudas, empleados de Nueva Generación no descartaron, sin embargo, que la suba llegue este jueves. “Si te digo te miento, aunque podría subir el boleto mañana mismo. No sabemos nada”, aseguró el encargado de la oficina de Nueva Generación en San Martín.

Ya ayer, Martínez Palau había anticipado que en media y larga distancia el aumento tardaría unos días más por la presentación de documentación necesaria y los ajustes de precio, todo lo cual demoraría como máximo unos diez días. Por ahora nada se sabe.

En cuanto al monto en el que se elevará el boleto, las empresas mostraron las mismas inseguridades aunque reconocieron que se trabajará para tratar de redondear la cifra de incremento que es del 38% para que no suceda lo mismo que ahora.

“Están viendo si redondean la cifra a $9,50 o directamente a $10 para que no pase lo que sucede ahora con los $7,15, ya que como nadie tiene la monedita, terminan cobrándote $7,25″, aseguraron desde Nueva Generación.

Sin certezas, se recomienda sobre todo a los estudiantes, que son los usuarios mayoritarios de los recorridos a Ciudad, que por las dudas, desde mañana en lugar de 15 lleven 20 pesos para que el aumento no los tome de sorpresa.

Quieren que la media distancia se abone con tarjeta

Las unidades de las empresas Nueva Generación y Dicetours son las únicas que trasladan todos los días a los pasajeros del Este hacia el Gran Mendoza. Aún trabajan con boleto a bordo pero debido a la creciente inseguridad y los asaltos, quieren que se implemente una tarjeta magnética tal como es el caso de la Red Bus para los internos en Ciudad.

Este reclamo ya venía desde hace tiempo, y a principio de este año había vuelto a salir a la luz. En un nuevo encuentro que se realizó en la Distrital Tres este martes, se volvió a debatir el tema aunque no se llegó a ninguna determinación. En la reunión estuvo presente el comisario inspector Daniel Silva, el ministro de Seguridad, Carlos Aranda, delegados de las dos empresas de micros de media distancia y el intendente de San Martín.

Cabe recordar que en la zona Este se movilizan unas 155 unidades entre Dicetours y Nueva Generación y a partir de esta iniciativa se buscaría que los pasajeros compren previamente una tarjeta y la carguen con un saldo suficiente para moverse sin dinero en efectivo. Igualmente, igualmente la implementación de este sistema depende enteramente de la decisión de Transporte de la provincia.

No obstante, son más de la mitad los pasajeros de estas líneas que se manejan con abonos, por lo cual no pagan en efectivo ya que gozan de descuentos por estudio o trabajo. Aún así la propuesta tendría inconsistencias si se piensa en los jubilados y personas que viajan sólo esporádicamente a Mendoza, y en los cuales no tendría sentido comprar y cargar una tarjeta, a menos de que el crédito no tenga vencimiento y permita un mínimo si se considera que con el aumento ayer anunciado el boleto pasará de $7,15 pesos a una cifra que rondará los 10 pesos por lo cual no todos tendrán el dinero suficiente en el acto para cargar la tarjeta, a menos que el mínimo permitido de recarga sean 20 pesos.

Obviamente puede llegar a ser una buena alternativa para combatir los robos pero tiene aún varios puntos en contra que hay que pensar y analizar a fondo para no terminar de perjudicar a todos los que viven en zonas aledañas o tienen bajos recursos y que terminan pagando los platos rotos.

 

Fuente: Arriba el Este.-