HomeMAS NOTICIAS

Encontraron nueva terapia para la Hepatitis C

25/07/2012 Opina

Las autoridades sanitarias aprobaron en la Argentina una nueva terapia que demostró un aumento significativo en la tasa de curación y una reducción del período de tratamiento de la hepatitis C, una enfermedad considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una «bomba viral» que puede acarrear graves consecuencias y que en todo el mundo afecta a alrededor de 170 millones de personas.

«Es el principio del fin de esta enfermedad. Hoy en día, a partir de esta terapia combinada, tenemos un 75 por ciento de respuesta. Es decir que se curan tres de cada cuatro pacientes con hepatitis C, en un período de alrededor de 24 semanas.

Estamos aumentando un 30 por ciento la posibilidad de curación frente a las terapias que había antes», dijo Adrián Gadano, jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Italiano de Buenos Aires y ex presidente de la Sociedad Argentina de Trasplante.

En el caso de la Argentina, se estima que habría unos 600 mil infectados por el virus de la hepatitis C, aunque los especialistas advierten que existe un «alarmante grado de ubdiagnóstico y subtratamiento», por lo cual en realidad los casos serían muchos más.

En el marco del Día Mundial de las Hepatitis Virales, que se conmemora el próximo sábado, especialistas locales dieron a conocer que esta nueva medicación, denominada telaprevir, en combinación con interferón pegilado alfa y ribavirina, demostró «aumentar significativamente las tasas de curación» en comparación con las terapias estándar usadas y reducir a la mitad la duración del tratamiento en la mayoría de los pacientes, favoreciendo la adherencia al mismo.

Esta nueva droga es un antiviral de acción directa contra el genotipo 1 de la hepatitis C, que es el más frecuente en la región.

«La hepatitis C es la causa principal de cirrosis, de cáncer hepático y de trasplante de hígado, pero la gente debe saber que esta infección viral puede curarse absolutamente. Lo que necesitamos es detectar el virus antes de que sea tarde», señaló Hugo Fainboim, jefe del Servicio de Hepatología del Hospital de Enfermedades Infecciosas «Francisco J. Muñiz» y ex presidente de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado.

En una rueda de prensa, el especialista agregó que «el paradigma del tratamiento de la hepatitis C ha cambiado radicalmente en el último tiempo, sobre todo a partir de alternativas terapéuticas que atacan directamente al virus alojado en las células del hígado, aumentando así las tasas de curación».

A su vez, Gadano subrayó: «estamos hablando de una nueva era, drogas que cambian el esquema de tratamiento para el manejo de la hepatitis C, y que logran curar alrededor del 75 por ciento de los casos producidos por el genotipo 1 del virus, el más predominante en nuestro medio y el más resistente a los tratamientos».

«Es la enfermedad crónica transmitida por sangre más común y está cinco veces más diseminada que la infección por VIH, pero sus síntomas son inespecíficos o inexistentes en la mayoría de los pacientes», dijo Gadano.

De acuerdo con lo indicado por los médicos, la curación de la infección por hepatitis C es posible, ya que el virus no se aloja en el núcleo de la célula, como sucede por ejemplo con el virus del VIH y el virus de hepatitis B, sino que lo hace en el citoplasma de la célula hepática.

En los estudios clínicos, telaprevir, en combinación con interferón pegilado alfa y ribavirina, produjo «aumentos significativos de las tasas de curación», también conocidas como respuesta viral sostenida (RVS), tanto en los pacientes con infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC) genotipo 1 no tratados anteriormente, como en los que no habían respondido a un tratamiento previo, en comparación con la terapia estándar.

«Al ser esta una enfermedad tratable y curable en muchos de los casos, se vuelve indispensable poner particular énfasis en la solicitud de un examen de detección de hepatitis C, para lo cual tenemos que trabajar más en conjunto con los médicos clínicos y aumentar la concientización», afirmó Gadano.

Y agregó: «Una vez diagnosticada la infección, el paciente debe ser derivado al médico especialista para que éste evalúe el abordaje integral y la necesidad de tratamiento».

Por su parte, Fainboim remarcó que «parte de la dificultad en el diagnóstico reside en que es una enfermedad altamente asintomática o con síntomas difusos, tales como cansancio o fatiga».

El hecho de desconocer que se está infectado con el virus de la hepatitis C lleva a que la enfermedad evolucione en forma asintomática, pudiendo presentar complicaciones graves.

Con motivo del Día Mundial de las Hepatitis Virales, la Fundación HCV Sin Fronteras y la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado se unieron a la propuesta de la Alianza Mundial Contra la Hepatitis y realizarán una actividad de concientización acerca de esta enfermedad el sábado próximo desde las 10 en el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Fuente: Diario Mdz.-