HomeDEPORTES

Los pilotos sanmartinianos no tuvieron la mejor tarde

30/07/2012 Opina

La quinta Final anual de la Fórmula Renault 2.0 se disputó bajo condiciones climáticas poco favorables, las cuales fueron determinantes para Emmanuel “Peluche” Cáceres. El piloto mendocino culminó la Final desarrollada en Oberá con un giro menos por verse obligado a entrar a boxes.

La lluvia se mostró como protagonista excluyente en la Final de la Fórmula Renault 2.0. El inicio de la prueba se realizó bajo condición de Pista Húmeda, por lo cual las unidades se formaron detrás del Auto de Seguridad y marcharon así por el término de dos giros.

En esa instancia la luz de lluvia (obligatoria bajo el alerón trasero) no se encendió y debió el piloto de la escuadra Cáceres Competición ingresar a la zona de boxes. La reparación se cumplió y nuevamente Emmanuel volvió a pista comenzando un protagonismo destacado más allá de contar con un giro menos.

El buen ritmo del auto permitió superar 5 autos en las vueltas de velocidad plena, ya que el emprendimiento del piloto se vio neutralizado en dos ocasiones por el ingreso del Auto de Seguridad.

La primera de ellas fue por el despiste de Juan José Garriz y la última por el de Fernando Ayala, que determinó la culminación de la prueba con bandera roja. Así se terminaron las chances de continuar avanzando en el ordenador.

“Fue difícil la carrera. Largué desde atrás y después tuve que ingresar a boxes para reparar la luz de lluvia. El auto anduvo muy bien, tenía un gran ritmo y cambió por completo con respecto a ayer. Lástima esa falla que no nos permitió clasificar bien, Hugo Bini cambió a la tarde un relay y eso nos permitió funcionar bien, pero desde atrás, con lluvia y largando en fila india fue todo muy difícil.

En la carrera me divertí manejando por que tenía una buena herramienta para avanzar, pero no se pudo redondear un buen fin de semana.

Espero en Rafaela andar mejor, por que va a ser el paso previo a la fecha de San Martín, en donde tendré el apoyo de toda mi gente”.

Llaver

El sábado Berni clasificó entre los diez primeros al comando del Toyota Corolla. Gracias al sistema de penalización, Llaver debía partir séptimo, pero a raíz de un inconveniente con el Ford de Trebbiani quedó relegado a las últimas posiciones.

El fin de semana fue intenso y trabajaron en diferentes partes del Toyota. Cambiaron la suspensión trasera y delantera, trabajaron en la caja de velocidades, se modificó el sistema de freno, la aerodinámica entre otras cosas y con una tarde con mucha humedad el piloto sanmartiniano respondió con buenos tiempos.

Al medio día del domingo y con una lluvia torrencial se dispuso la largada del Super TC 2000 Berni movía desde la cuarta fila detrás de Jorge Trebbiani. El piloto de Ford no pudo mover al Focus y sin querer perjudicó al sanmartiniano que veía como los demás pilotos superaban la posición que con tanto esfuerzo consiguió. Cuando se reinició la competencia debió mover del último lugar con todo lo que esto implica, sobre todo cuando hay mucha agua en la pista.

En la cuarta vuelta ingresó a boxes por un problema eléctrico y pudo volver en el lugar 18.

Con mucho esfuerzo se pudo mantener en pista con una intensa lluvia y la visibilidad prácticamente nula logró ganar algunos lugares por superación y por los abandonos.

La bandera a cuadros lo encontró en el decimoprimero lugar y por lo tanto se hizo acreedor a 8 puntos que otorgó la prueba.

“Es una lástima que no haya podido estar más adelante. Pienso que tenía medio mecánico, pero la lluvia complicó el panorama. Me dediqué a mantener el auto en la pista, avanzando lo más que se pudiera”, dijo Bernardo Llaver.

Llaver logró sumar puntos por cuarta vez consecutiva y el rendimiento del auto y el suyo mismo va aumentando paulatinamente por lo que esperan un mejor resultado en el óvalo de Rafaela.

Fuente: ARN Diario.-