HomeDEPARTAMENTALES

La literatura y el teatro se vive en La Paz

15/08/2012 Opina

Al momento de conformar un programa atractivo para el mes aniversario del departamento, desde el municipio se trabaja denodadamente para potenciar la oferta cultural y artística que se puede disfrutar en La Paz.

De esta manera y en concordancia con el festejo de los 162 años de vida del Departamento, llegaron hasta el mismo el pasado día sábado 11 un importante grupo de trabajadores de la prensa provincial con una vasta trayectoria en los medios radiales, televisivos y escritos.

Estos periodistas que integran el elenco del Grupo Comunicaktores (integrado por periodistas y locutores), con la dirección de Ricardo Nuarte y la actuación de Sergio Robles, Ricardo Mur, Celia Astargo, Martín Sáenz, Stella Maris Russó, Eduardo Montiveros, Julieta Navarro y Gabriela Figueroa, entre otros, presentaron sobre el escenario montado en el Salón de Actos Municipal, la obra Divinos Pecadores, que divirtió y entretuvo a un auditorio colmado a pleno.

Sin embargo esta actividad no fue la única que los trabajadores de prensa desarrollaron en su visita a tierras paceñas, ya que antes de la presentación de la obra, en el Museo Municipal Cacique Corocorto, la autora del libro Mendocinas Crónicas 1810 – 2010, Gabriela Figueróa, junto a Lila Levinson, Celia Astargo y Stella Maris Russó pusieron en valor la ardua tarea que la mujer ha venido realizando desde tiempos inmemorables en pos de mostrar todo su potencial en el periodismo de la provincia.

Hubo espacio también para un merecido homenaje a las trabajadoras de prensa que han hecho posible el respeto que la mujer hoy tiene en esta actividad, y que siguen luchando para poder romper ese “Techo de Cristal”, a la que hace referencia la autora en su libro, que es el de lograr acceder igualitariamente con el hombre a puestos de decisión den los medios periodísticos actuales.

De esta manera la noche del sábado en La Paz se colmó de letras y actuaciones que dejaron volar por un momento las musas del arte que siempre están latentes para deleitar a quienes se deciden a darle un si al goce del arte.