HomeDEPARTAMENTALES

Las verdaderas protagonistas

06/09/2012 Opina

El CIC de La Dormida fue construido por dos cooperativas de trabajo formadas en su mayoría por mujeres

Actualmente Santa Rosa cuanta con cinco cooperativas de trabajo de las cuales dos están abocadas al rubro de la construcción. Estas dos cooperativas de dieciséis miembros cada una, tienen la particularidad de estar formadas en su mayoría por mujeres.

Adriana Betiana Cataldo de la cooperativa “Ley Mitre” y Alicia Rosa Adaro de la cooperativa “Antonio Carballo”, hablaron con ARN diario y nos comentaron como es trabajar en un rubro que históricamente fue ocupado por los hombres: “Venimos trabajando desde 2005, con éstas cooperativas ya hemos construido los CIC de Santa Rosa, Las catitas y por supuesto el que se inaugura hoy en La Dormida.

El hecho de que éstas mujeres se dediquen al rubro de la construcción es más que llamativo, por eso ellas mismas nos explican: “En la crisis de 2001 estábamos sin trabajo, fue ahí que se conformaron los planes jefes y jefas de hogar, allí recibimos la capacitación. Sin saber nada empezamos a trabajar en construcción y gracias a las capacitaciones con los años hicimos los CIC de Santa Rosa, Las Catitas y ahora el de La Dormida, entre otras obras.”

Sobre cómo se sustentan éstas cooperativas nos decían: “Los fondos para los sueldos bajan desde la Nación hasta el municipio. La nación nos hace un contrato por una determinada obra y el municipio es el Ente veedor que controla que ese contrato se cumpla. Una vez conseguida la certificación, los socios de las cooperativas vamos cobrando por adelanto de obra. Actualmente estamos en un proyecto de la nación en el que se cobran $ 1.200 por mes, trabajamos seis horas diarias y si comparamos lo que gana un albañil que trabaja por su cuenta estamos cobrando muy poco. Por lo menos la nación se hace cargo de pagar el monotributo y el seguro de vida asique los $1200 nos quedan libres”.

“Ahora, a través de la mesa de gestión del CIC de La costa, en Las Catitas estamos trabajando en la construcción de un SUM (Salón de Usos Múltiples) ya que en ese Centro Integrador no había y nos han prometido un aumento de sueldo que se podría dar en los próximos meses”.

Para finalizar ambas presidentas reconocieron el trabajo y el esfuerzo que ponen los socios: “Tanto en la Ley Mitre como en la Antonio Carballo, se trabaja mucho y hay muy buenos grupos humanos, creo que por eso llevamos tanto tiempos juntos.

 

Fuente: ARN Diario.-

Deja tu opinion!