HomeDEPARTAMENTALES

Más de 700 personas marcharon por la libertad del almacenero Ocampo

20/09/2012 Opina

El hombre mató a un joven e hirió a otro y asegura que fue durante un intento de asalto en su negocio. El caso está caratulado como homicidio agravado. Quienes habrían sido los ladrones declaran que en realidad iban a comprar una gaseosa.

Más de 700 personas se reunieron esta noche para pedir por la libertad de Rubén Ocampo, el comerciante de 62 años que en la noche del sábado pasado mató a un joven e hirió a otro, en lo que habría sido un intento de asalto en su almacén, que está ubicado en el barrio Belgrano de Palmira.

La marcha arrancó a las 20 y recorrió las calles del barrio y también se dirigió al centro de Palmira. La columna estuvo encabezada por Esther, la esposa de Ocampo, que en todo momento pidió para que su esposo quede en libertad, una consigna que fue coreada por el resto de los manifestantes.

“Nos han asaltado doce veces desde que en el 2009 abrimos el almacén. Mi esposo es un comerciante y un trabajador que lo único que hizo fue defenderse de unos asaltantes”, aseguró la mujer, con la voz entrecortada. Detrás de ella, las pancartas pidiendo por la libertad de Rubén, por más seguridad y por justicia, se repetían entre las manos de personas de todas las edades.

El caso de Ocampo está caratulado en la Justicia como homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lesiones agravadas. Y los abogados del comerciante, Francisco Biondolillo y Gabriel Alliana, buscan probar que en realidad se trató de una legítima defensa. Antes de eso, quieren conseguir el arresto domiciliario para su defendido.

Ocampo permanece detenido en la sede de Investigaciones desde el domingo, cuando se presentó ante el fiscal Martín Scattareggi, a quien le entregó un revólver calibre 32, que asegura le quitó a uno de los delincuentes, pero hasta el momento y por consejo de sus abogados, no ha declarado. “Lo que estamos esperando son algunas pruebas, como la filmación de una cámara de seguridad que hay en el ingreso a una empresa cercana y que puede haber tomado lo que ocurrió esa noche”.

Si bien Ocampo todavía no ha declarado ante el fiscal que lleva adelante la causa, el comerciante les contó a sus abogados lo que ocurrió el sábado a la noche.

Según Ocampo, a eso de las 23 del sábado, un joven entró a su almacén y sin mediar palabras sacó un arma y le pidió plata, el comerciante se resistió y forcejeó con el delincuente hasta que logró quitarle el revólver y disparó. Herido, el ladrón escapó y Ocampo fue detrás, pero en la vereda habían tres muchachos más en dos motos. Al ver que el comerciante salía, uno de ellos comenzó a dispararle, Ocampo respondió a los tiros y logró herir a otro en una pierna; después el grupo escapó. Eso es lo que les ha contado Ocampo a sus abogados, pero todavía no se lo dice al fiscal.

El muchacho que habría forcejeado con el almacenero fue herido en el pecho y si bien fue llevado por algún familiar hasta el hospital Perrupato, de San Martín, nada pudo hacerse por su vida y murió. Se llamaba Emanuel Dante Gimenez, tenía 20 años y según la autopsia, la bala le ingresó por la axila y le salió por la espalda
La persona herida en su pierna derecha es Ramón Ibañez, tiene 18 y tras escapar del almacén buscó atención en un centro de salud, desde donde la policía lo trasladó al hospital Central.

Lo de Ibañez es curioso, ya que estando en el hospital les contó a los policías que había sido herido cuando fueron a robar a un almacén y así lo han declarado los uniformados en la causa, pero luego, y cuando declaró ante el fiscal, Ibañez cambió su versión y contó que esa noche iban a comprar unas gaseosas al almacén, cuando el comerciante los recibió a los tiros. “Dijo que habían estado en la casa de Gimenez esperando para ver la pelea de box de Maravilla Martínez y que salieron en dos motos a buscar unas gaseosas, y que como los comercios del centro estaban cerrados, terminaron yendo al barrio Belgrano”, contó una fuente.
También declararon en estos días un hermano del fallecido y otro muchacho llamado Facundo Calderón (18), que serían las otras personas que esa noche estaban llegando al almacén.

Tanto el hermano del muerto como Calderón coinciden con Ibañez en que aquella noche iban a comprar gaseosas al almacén de Ocampo y que éste los recibió a los tiros cuando estaban llegando, pero entre ellos hay muchas contradicciones respecto a los horarios, a los motivos por los que habían ido a ese barrio y, especialmente, Ibañez menciona que el muchacho muerto tenía en su poder un arma y que cuando Ocampo empezó a los tiros, él también la sacó e hizo disparos al aire.

Ibañez dice que no sabe por qué Gimenez tenía un arma, pero todo este asunto no ha sido mencionado por los otros dos, que aseguran que ninguno de ellos estaba armado.

Estas tres personas, que junto con Emanuel Dante Gimenez llegaron al almacén de Ocampo en dos motos han declarado como testigos del caso: “Hasta ahora son las víctimas del asunto”, comentó una fuente y agregó: “Pero si se comprueba que hubo un intento de asalto, como dice Ocampo y que lo que le pasó al comerciante fue legítima defensa, la situación de ellos cambiará notablemente. Habrá que ver qué pasa en los próximos días”.

 

Fuente: Arriba el Este.-