HomePOLICIALES

Boqueteros se llevaron $2.500 y mercadería de un local en San Martín

06/11/2012 Opina

Una banda de boqueteros hizo un agujero en el techo de un comercio de calle Balcarce, en el centro de la ciudad de San Martín y los ladrones se llevaron del local unos 2.500 pesos en efectivo, además de mercadería, una balanza y una cortadora de fiambre. El propietario aseguró que no es la primera vez que lo asaltan y que la inseguridad en la zona es muy grande. “Desde hace tiempo que los comercios de esta zona le pedimos a la policía que patrulle a pie estas cuadras y no pasa nada”, comentó Román.

El muchacho, que tiene su negocio en la esquina de Balcarce y Moreno explica que la zona en la que atiende es complicada: “Le compré la esquina a un hombre que se cansó de que lo robaran y lamentablemente me está pasando lo mismo. Hace tres meses me pusieron un revólver en la cabeza y se llevaron de todo. Puse rejas, reforcé la puerta y ahora me pasa esto y me entran por los techos”.

Luego de hacer un recuento de lo robado, el joven calcula que los ladrones, que se descolgaron desde el techo al interior del salón, se llevaron unos 2.500 pesos y también mercadería además de una balanza y una cortadora de fiambre “que recién este mes terminé de pagar”.

Román cuenta que por las mañanas la zona es bastante tranquila y muy concurrida, “pero el problema empieza por la tarde, cuando empieza a caer el sol y ves que vuelven del centro todos los trapitos que cuidan y lavan autos. Allí se pone fulero para atender”.

El comerciante asegura que junto con el resto de los vendendores de esa cuadra han pedido a la comisaría que implemente un rondín con un agente que recorra la zona a pie: “No le pedimos que lo haga todo el día, pero sí cuando la zona se pone peligrosa. El problema es que no nos han dado ninguna respuesta”.

Hoy a la mañana, cerca de las 8, Román quiso abrir su negocio de esquina Balcarce y Moreno y se encontró con que no podía. Los ladrones le habían atravesado una de las heladeras en la puerta; después de mucho esfuerzo consiguió entrar y descubrió todo lo que faltaba: “Son como lauchas estos tipos. Se largaron desde casi cuatro metros que tiene el techo y después para escapar por el mismo lugar pusieron una heladera para hacer de escalera”.

Román dijo que prefirió no hacer la denuncia policial: “Cuando me asaltaron a mano armada me tuvieron cinco horas en la comisaría, perdí toda la mañana y nunca agarraron a nadie, aunque les dije dónde podían estar porque alguien me había pasado un dato. Esta vez decidí no perder más tiempo, qué querés que te diga”.

 

 

Fuente: Arriba el Este.-