HomeMAS NOTICIAS

Después de 15 años, licitaron la planta de residuos regional

29/11/2012 Opina

En 1997 los intendentes de la zona Este comenzaron a tratar la necesidad de avanzar en un proyecto, para que la basura urbana que generan los cinco departamentos se deposite en un único espacio.

En aquel momento hubo acuerdo y el punto elegido para construir esa planta está en Rivadavia, en un predio de mil hectáreas camino a Vizcacheras y casi desde aquel inicio, el gobierno de la Provincia mostró su acuerdo con la idea.

Una vez en marcha, aquella planta de tratamiento acabaría de una vez por todas con la contaminación de los basurales a cielo abierto y aunque desde Arturo Lafalla para acá, todos los gobiernos hicieron algún tipo de anuncio sobre el asunto y aseguraron que el proyecto estaba listo y que su realización era una realidad a la vuelta de la esquina, lo cierto es que debieron pasar quince años para se llamara a licitación de la obra.

Así las cosas, fue hace apenas unos pocos días que se abrieron en Buenos Aires los sobres para la construcción de este proyecto, que incluye dos estaciones de transferencia de residuos, una en San Martín y la segunda en Santa Rosa, además de una planta de tratamiento para la disposición final y relleno sanitario, que irá en el predio de Vizcacheras, actual basurero municipal de Rivadavia.

«Cuando esta planta esté funcionando, La Paz y Santa Rosa llevarán su basura a la estación de transferencia de La Dormida, allí se compactará aún más todo el residuo y se lo traerá en camiones hasta Rivadavia; lo mismo hará San Martín, que tendrá su propia planta de transferencia», comentó el intendente de Rivadavia, Ricardo Mansur.

Finalmente y dada la cercanía con la zona de Vizcacheras, Junín y Rivadavia llevarán la basura directamente a la planta, donde los todos los residuos serán depositados en piletas de relleno, con tratamiento de los líquidos y gases que se generen.

Ése es, en líneas generales, el proyecto y la licitación de la obra, anunciada en diversas oportunidades, estuvo este año agendada para el primer semestre, con un costo de construcción y de funcionamiento para los tres primeros años de 41 millones de pesos.

El asunto es que ese llamado también debió suspenderse y se fijó una nueva en noviembre y con un presupuesto actualizado de 78 millones de pesos, 33 de ellos para obras y los otros 45 para el funcionamiento del sistema durante los 36 primeros meses.

Sin embargo, una vez abiertos los sobres, los cuatro oferentes que se presentaron a licitación piden montos superiores a los 78 millones presupuestados, con ofertas que van desde los 107 a los 120 millones de pesos.

Más allá de la importante diferencia de estos valores con los del crédito obtenido del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Birf), el asunto parece no preocupar al gobernador Francisco Pérez, que anunció la apertura de sobres y «la inversión para la región de más de cien millones de pesos», sin hacer mención a la diferencia de las ofertas con el presupuesto oficial, por lo que el mandatario prácticamente da por sentado que la obra se adjudicará.

Más allá de cuál termine siendo el costo de la obra, el pliego señala que el 71% del crédito del Birf será absorbido por la Nación y el resto por la Provincia. Desde Rivadavia explican que unos 60 millones de pesos de esa inversión servirán para el funcionamiento de la planta durante los primeros tres años, tiempo en el que la tarea será administrada por quien resulte adjudicatario de la obra.

Luego de esos meses, el consorcio de los cinco municipios formado en 2001 para esta tarea, debería hacerse cargo de administrar la basura.

«Creemos que en febrero podría estarse adjudicando la obra y luego hay 18 meses de construcción», explicaron en la comuna. Una estimación general señala que la zona Este produce mensualmente, unas 2.700 toneladas de basura y que el departamento de San Martín es, por lejos, el mayor generador de residuos, con casi la mitad de todo el volumen.

«En algún momento, cada municipio pagará al consorcio por la basura que genera y es por eso que para abaratar costos por tonelada, resulta fundamental que cada departamento separe los residuos domiciliarios de otro tipo de basura, como son los escombros, que deberán tener un destino diferente», dijo Mansur, y cerró: «En Rivadavia ya le estamos buscando un predio a ese tipo de basura».

 

Fuente: Diario Los Andes.-