HomePOLICIALES

Condenada a 10 años de prisión por obligar a su hija a prostituirse

24/04/2013 Opina

Luego de una semana de debate, la Segunda Cámara del Crimen de San Martín, encontró culpable a María Tello de forzar a su hija, en ese entonces menor, a practicar la prostitución.

La Segunda Cámara del Crimen de San Martín, condenó a María Celia Tello a la pena de diez años de prisión por obligar a su hija a prostituirse. En tanto, quedó absuelta de la imputación por amenazas agravadas que también recaía sobre la acusada.

Luego de una semana de debate, el tribunal conformado por los jueces Viviana Moricci (presidenta del tribunal), Jorge Del Pópolo y Armando Martínez, encontró culpable a la imputada de forzar a su hija, en ese entonces menor, a tener relaciones sexuales por dinero.

Uno de los últimos testimonios que se escuchó en el juicio fue el del joven que ayudó a la víctima a escapar de la casa de su progenitora. “La madre la dejaba en ese lugar (un Cabaret del Challao) y luego adentro la drogaban. La primera vez la llevó engañada”, manifestó el testigo, quien agregó que la plata que ganaba la joven en ese lugar, la madre se la sacaba para ir al casino.

Tello también estaba imputada por amenazas agravadas, debido a los episodios de violencia que se vivieron en la casa de este joven, donde la víctima estaba resguardada, cuando la sentenciada fue a buscar a su hija en dos oportunidades.

En el primer hecho se habló de la portación de un arma, y en el segundo de un cuchillo. Igualmente las pruebas no fueron lo suficientes para condenarla por ese delito.

María Tello ya lleva dos años en prisión y sólo le restarían ocho para cumplir la condena.

El caso

Los hechos se dieron a conocer en el año 2011, cuando la chica, que en ese entonces tenía 16 años, ayudada por su hermano mayor y un amigo, realizó la denuncia contra su madre ante la Justicia.

La joven dijo en el mes marzo de ese año, su madre María Tello la había llevado a un prostíbulo ubicado en el Challao para que “trabajara”.

Todas las noches esta chica viajaba sola desde el distrito de Palmira, San Martín (la familia vivía en el barrio Aguaribay) hasta la Terminal de Ómnibus y de allí se tomaba un colectivo urbano para llegar al local de Las Heras.

Una vez hecha la denuncia, la declaración de allegados y familiares complicaron aún más la situación de Tello, ya que señalaron que no sólo en el prostíbulo obligaba a su hija a prostituirse, sino que también en otros lugares.

Fuente: Prensa Judicial Mendoza.-