HomeSOCIEDAD

La historia que valió la pena ser contada

28/08/2013 4 Comentarios

Hace poco más de 3 meses atrás dimos a conocer la noticia que causó en muchos de nuestros lectores una gran conmoción por su contenido, una bella historia de amor al prójimo que sucedió a unos pocos kilómetros de la ciudad cabecera de Rivadavia, en el distrito de Los Campamentos (ver “Una historia que merece ser contada”).

En esta ocasión, fuimos citados por la humilde vecina del Bº La Florida, la señora Adela Luna de Orrego, la gran protagonista de esta historia para contarnos un poco más sobre la vida de Pablo Cárdenas, su vecino, este hombre ya anciano que vive gracias al afecto y cuidado que Adela y conocidos día a día le brindan.

¿El motivo de la cita? “Simplemente quería agradecer a todas las personas que colaboraron con Pablo” nos decía al empezar la charla. Pero a medida que comenzaba a nombrar cada persona se daba cuenta que eran infinitos los agradecimientos que debía hacer.

“En primer lugar quiero agradecer a Dios porque él es el que me está dando las fuerzas y el que hace todo; me da la fuerza a mi, a mis hijos para que me entiendan y ayuden, al igual que a mi marido que lo baña, le arregla las uñas y él no está acostumbrado a eso.

A todos mis clientes, los que vienen y compran – hace referencia a su negocio – mucho o poco pero están colaborando- y agregó entre lágrimas– hay tanta gente que me ayuda, tanta gente buena”

Pero a pesar que la emoción le ganó de mano, continuó agradeciendo: “A todos los carniceros del Bº La Florida,  Titarelli, que donaron carne cuando hicimos empanadas para la Parroquia Cristo Obrero, al igual que los chicos de la parroquia que también colaboraron.

Un agradecimiento especial al Dr. Marcial Lucero, él es cardiólogo y atendió a Pablito cuando se descompensó por primera vez, toda vez que necesita lo atiende y no me cobra, al igual con los medicamentos que se los regala.

Además a un señor muy conocido en el barrio – (prefirió no dar nombre para no ser injusta con las demás personas)- que tuvo un problema muy delicado también y gracias a Dios ya está mejorando. Él le donó una puerta  y ventana de rejas, lo valoro mucho porque a pesar de su enfermedad decidió ayudar.

A los vecinos que siempre preguntan si hace falta algo; a mis hermanos y a mi mamá, que muchas veces no puedo ir a cuidarla porque se me complica”

Pero eso no fue el final, Adela está y siempre va a estar agradecida a unas personas muy especiales para ella… “Todo esto se lo debo a mis padres, de ellos lo he aprendido” y nos contó una anécdota de su pasado: “Me acuerdo cuando yo tenía 12 años, la hermana de mi padre falleció y dejó a mis primas mellizas de 8 años huérfanas. Mi papá siendo obrero rural, que en ese entonces no ganaban nada, las adoptó como sus hijas, a pesar que éramos 9 hermanos. Imaginate, comíamos todos en una mesa gigantesca y nunca escuché a mi mamá quejarse de no tener, que seguramente no tenía, pero ella no lo decía. Mis padres me demostraron estos valores y les agradezco de tantas cosas que me enseñaron. Yo trato de inculcar a mis hijos lo mismo, siempre quise que ellos fueran felices.”

Y para concluir expresó: “Agradezco a todas las personas que colaboraron y lo siguen haciendo, no quiero olvidarme de nadie pero todos son especiales. Si vos das un granito, Dios te da el doble”

No fueron sólo palabras de agradecimiento

Después de expresar sus palabras de agradecimiento a todas las personas solidarias que con una mano en el corazón ayudaron a Pablo a salir adelante, Adela también quiso contarnos un poco acerca de la salud de su vecino.

Bien lo habíamos aclarado en la nota anterior, Pablito sufre de un tumor cancerígeno en el páncreas, motivo por el cual días atrás tuvo que ser internado.

Lamentablemente, (según diagnóstico de los profesionales que lo atienden) su enfermedad se ha expandido, por lo que necesita un tratamiento especial que en pocos días van a comenzar a realizarle.

Por su parte Adela nos contó: “últimamente ha tenido fuertes dolores y por eso se descompensa. Lo llevamos hace unos días al Hospital Saporiti y los doctores decidieron internarlo. En el momento que tenían que ponerle el suero me fui afuera porque me impresiona un montón ver esas cosas, pero después pensé para mí misma y me dije ‘si yo estoy acá tengo que ser su fortaleza, quién está sufriendo es él, yo sufro de corazón y no físicamente como él lo siente’. Cuando entré todavía no podían colocárselo, asi que agarré su mano, se la apreté fuerte y empecé a hablarle hasta que se tranquilizó, ahí los enfermeros pudieron ponerle el suero y me quedé a su lado hasta que se durmió.

Sólo le pido a Dios que no lo haga a sufrir a Pablito, que no tenga esos dolores horribles que saben darle.

Con él voy a estar hasta donde pueda”

Anécdotas que se destacan

A pesar de que Adela siente un gran dolor por el momento que Pablo está atravesando, nos contó algunas anécdotas de su vecino.

Una ocurrió mientras estaba internado: “En el Hospital las enfermeras le habían dado a Pablito pollo para comer y él guardó los restos en una bolsita. Cuando le pregunté qué era lo que tenía me respondió: ‘Son para el Morocho’. Él es mi perro, no entiendo cómo puede ser tan grande su corazón que piensa hasta en los animales”.

Otra anécdota ocurrió tiempo antes: “Llevé a Pablito a misa por primera vez, yo le dije solamente que íbamos a la ‘Casa de Dios’ y nunca le expliqué qué iba a ver adentro ni nada. Cuando entramos y vio al Sacerdote parado en medio de todos se quedó sorprendido, quería ir a tocarlo, no se quedaba quieto. Días después lo llevé a hablar con el padre Beto y cuando le pregunté si sabía quién era él respondió: ‘Hermano mío, pariente de ella’ señalando un cuadro de la Madre Teresa que tenía cerca. El padre quedó tan emocionado que me pidió hablar un ratito a solas con él. Yo también quedé sorprendida, no sé cómo pudo entender, cómo lo relaciónó.

Él tiene Catequesis en su casa, junto con dos chicas más que son catequistas le damos charlas y le leemos la Biblia,  desde un principio supo que Jesús es “El Salvador”, no entendemos cómo lo supo porque no le habíamos hablado de eso todavía, pero veo que entiende mucho más de lo que yo pienso”.

Una buena noticia

Una gran noticia que Adela nos dio fue acerca del bautismo de Pablo. Este sábado 31 de agosto próximo en la Capilla “Nuestra Señora de los Olivos y San Juan Bautista”, ubicada sobre carril Florida s/n  de Los Campamentos, Pablo recibirá el sacramento del Bautismo. La misa será a las 17 hs. y todas las personas que deseen ir, sean conocidos o no, quedan totalmente invitados.

“Los padrinos serán Doña Blanca y Don José, un matrimonio amigo de él que lo conocieron apenas llegó a Los Campamentos buscando trabajo. Quiero que Pablito vea la gente que lo quiere, que lo ayuda y sé que esto le va a levantar mucho el ánimo” – comentó Adela.

La invitación está hecha, seguramente será un día que muchos vecinos, conocidos y amigos de Pablo no olvidarán.

Esta historia quedará en el corazón de muchos lectores y de quienes puedan presenciar la misa este próximo sábado. No es ficticia, es totalmente verdadera y ocurrió en un conocido distrito del departamento de Rivadavia.

Una vez más, Adela nos demostró que el amor al prójimo sí existe, que con tan sólo un simple gesto podemos hacer un gran mundo de ayuda para alguien que realmente lo necesita.

Aprendamos a esta desinteresada, sencilla y humilde  persona que no pretende nada a cambio, simplemente hacer el bien y sentir la satisfacción de haber actuado con el corazón.

Seamos más «Adelas» y menos egoístas, contagiémonos de su bello espíritu solidario. Les dejo sobre el final una frase que ella misma dijo: «Si vos das un granito, Dios te da el doble».

 

Cobertura: Mayra Pereira.-

Notieste.-

4 Comentarios »

  • agustina dijo:

    que hay gente solidaria la hay y adela es una de las tantas personas que dan sin pedir nada a cambio,así debemos ser .esta noticia me emociono hasta las lagrimas aveces no entendemos como puede haber gente tan sola y pasando por momentos duros,lo que si se es que siempre alguien te tiende una mano ,dios bendiga a esta familia que tanto esta haciendo por pablo y también a toda la gente solidaria como ellos ,sus besinos que dios te bendiga pablo nunca vas a estar solo dios siempre te cuida y te acompaña

  • Eduardo dijo:

    Tia adela te felicito estoy orgulloso de ser tu sobrino Dios te va a ayudar por tanta bonded yo tambien te agradesco x q cuando t nesecito estas q Dios te bendiga

  • vanesa dijo:

    que lindo es saber que existen gente asi, y que triste es saber que la gente que mas tiene hace oido sordo a los problemas de los demas. muchas felicidades adela y a toda su familia y una eterna salud para ella.

  • Graciela dijo:

    ¡¡Estas son las cosas que van a salvar nuestra Patria!!