HomeSALUD

El Hospital Saporiti y Ministros de Salud de todo el país se sumaron a la campaña contra el femicidio

05/06/2015 Opina

En una declaración instaron a profundizar las condiciones de equidad y ratificaron el compromiso de intensificar las acciones para que todas las mujeres “accedan al ejercicio de una vida plena y saludable como un  derecho sin restricciones”.

La Campaña Nacional Ni Una Menos estuvo presente en el Hospital Saporiti

El ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan, y sus pares de todas las provincias firmaron una declaración conjunta de adhesión a la campaña “#NiUnaMenos” que lleva adelante un grupo de organizaciones sociales contra el femicidio y que incluyó una movilización popular hacia al Congreso nacional el próximo 3 de junio.

“Convencidos de que el femicidio constituye una problemática social con fuerte impacto sobre la salud pública, como máximo órgano sanitario de la Nación nos pronunciamos a favor de profundizar las condiciones de equidad, y en el marco de las políticas sanitarias vigentes, intensificar las acciones para que todas las mujeres accedan al ejercicio de una vida plena y saludable como un derecho sin restricciones en cada ciclo de sus vidas”, subrayaron en una declaración suscrita durante la reunión del Consejo Federal de Salud.

“Coincidimos en la necesidad de profundizar las políticas para la prevención de la violencia de género desde una mirada integral, ya que el femicidio constituye la expresión final de una cadena de vulneraciones de derechos en los que la salud física, psíquica y social de las mujeres se ve agraviada”, puntualizaron.

En este sentido, los ministros se comprometieron a “profundizar la visibilización del femicidio, en tanto indicador de la violencia como problema de salud pública que debe ser abordado por el Estado y la sociedad en su conjunto, pues solo con el compromiso de todos podremos avanzar en la búsqueda de soluciones que garanticen los derechos humanos universales”

Asimismo, acordaron “promover la difusión de la amplia red de servicios y dispositivos de acompañamiento y tratamiento con que cuenta el Estado en sus tres niveles, articulando las acciones de las diferentes áreas de gobierno dedicadas a la temática y en cooperación con las organizaciones de la sociedad civil”.

Los ministros expresaron la aspiración a que  “los integrantes de los equipos de salud que se desempeñan en cada uno de los niveles de atención y en los tres subsectores femicidiofavorezcan la prevención, contención y derivación pertinente a partir de abordajes integrales que pongan en evidencia las diferentes situaciones de violencia que padecen las mujeres”.

La declaración reafirma “las políticas impulsadas en los últimos años para garantizar a todas las mujeres el ejercicio pleno de sus derechos en relación con su salud” y reivindica “las estrategias de incorporación de la perspectiva de género dentro del trabajo cotidiano de los integrantes de los equipos de salud”.

Asimismo el Dr. Daniel Chavez, Director Ejecutivo del Hospital Saporiti destacó, “Desde el nosocomio estamos comprometidos para que cada mujer pueda ejercer sus derechos y de esta manera vivir una vida sin violencia”.

La Campaña también estuvo presente en el Hospital Saporiti

Por otra parte, con motivo de llevarse adelante la campaña nacional “Ni Una Menos”, se realizó en las instalaciones del Salón de Usos Múltiples del Hospital, una Charla sobre violencia de género. Esta estuvo organizada por el Servicio de Salud Mental y las oficinas de Atención al Paciente y Prensa del nosocomio.

La Campaña Nacional Ni Una Menos estuvo presente en el Hospital Saporiti

En la reunión estuvieron presentes personal del Área Departamental de Salud, la Secretaría de Relaciones con la Comunidad, la Oficina Fiscal de la Seccional Nº 13, Desarrollo Social de la Municipalidad de Rivadavia, integrantes de la Asociación Cooperadora y Cuerpo de Voluntarias, estudiantes de la carrera de Enfermería y personal del Hospital Saporiti.

ni una menosLa charla estuvo a cargo de la Dra. Elizabeth Liberal, y las Lic. Andrea Banegas, Gabriela Cantarutti y Carolina Zoppis, todas profesionales pertenecientes al Servicio de Salud Mental del Hospital.

En la misma se trataron diversos temas, entre ellos definiciones de género, violencia y violencia de género, además se trato la Ley Nº 26.485, ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales.

También se habló sobre los tipos violencia que existen:

-Física: Se trata de toda acción que provoque lesiones o daño físico y que se realice voluntariamente.

-Psicológica: es toda conducta que esté orientada a la desvalorización de la otra persona. Son malos tratos tan dañinos como los físicos o incluso más e implica la manipulación de la víctima que se siente indefensa, dominada por el agresor.

-Sexual: Se ejerce mediante presiones tanto físicas como psíquicas que pretenden imponer cualquier contacto sexual no deseado.

-Social: el agresor intenta evitar todo posible contacto de la víctima con la sociedad que la rodea, como amigos, familiares o compañeros de trabajo de manera que quede aislada y desprotegida al no tener apoyos fuertes a su alrededor.

-Económica: se trata de evitar que la persona maltratada pueda acceder al dinero, quedando esta desvalida y sin recursos bien apropiándose del dinero de la víctima o impidiendo que esta trabaje.

-Simbólica

La charla sirvió como una instancia en donde las distintas instituciones pudieron intercambiar sus experiencias personales, aportando cada una valiosos comentarios sobre la violencia de genero. Llegando todos los presentes a la conclusión de que esta es una temática de la que hay que seguir hablando y no sólo debe quedar en una marcha.

Información sobre Ni Una Menos

Recordemos que a partir de la historia de Chiara Páez, de 14 años, embarazada, asesinada y enterrada en el patio de la casa de su novio, fue la gota que desbordó el vaso. Luego sacudió la escena Gabriela Parra, quien fue apuñalada hasta la muerte por un hombre que estaba obsesionado con ella.

NI UNA 2A partir de ello y por medio de las redes sociales se puso en marcha la campaña y la indignación se concretó en un llamado a salir a las calles, para reclamar que se ponga un freno a los femicidios. De esta manera se llevo adelante una convocatoria en más de ochenta ciudades de todo el país, bajo la consigna «Ni una menos» y «Basta de femicidios».

Por ello se esta reclamando por la aplicación de una Ley de Emergencia para frenar la violencia de género, que implica la apertura de refugios para mujeres golpeadas, la creación de fiscalías de familia especialmente preparadas para tratar estos casos, la capacitación a quienes deben recibir las denuncias (en la Policía, en la Justicia y en los centros de salud), y la asignación de presupuesto para poder concretar todos estos pedidos. Es así que se pidieron cinco puntos:

1 La implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención Asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres que está en la Ley 26.485. Que se cumpla integralmente, que haya monitoreo y presupuesto para todo lo que se hace.

2 Se garantice el acceso a la Justicia a las víctimas; que haya patrocinio jurídico; que no se las revictimice; que las causas que tramitan en el fuero civil y penal se unan para que sea todo más ágil.

3 Es fundamental que existan estadísticas oficiales sobre femicidios ya que hasta ahora sólo se cuenta con los números que aporta la Casa del Encuentro que es una asociación civil. Dentro del Estado debe haber un Registro Oficial único, para que las políticas públicas se piensen desde esa dimensión.

4 Se garantice la Educación Sexual Integral en todos los niveles ya que existe una ley desde el año 2006 que apunta a que en todas las escuelas del país y en todos los niveles (público y privado) se den estos contenidos. El cambio más profundo es el cultural, es romper con la lógica patriarcal, entonces la educación es fundamental.

5- Las víctimas tienen que estar protegidas porque es muy difícil para una mujer que vive una situación de violencia denunciar. Cuando se anima, activa una investigación contra el hombre golpeador o quien la amenazó y la Justicia tiene que monitorear que se cumplan las medidas que se disponen en el marco de las causas.

A lo largo de 2014, 277 mujeres fueron asesinadas en Argentina, en crímenes vinculados con su condición de mujer, se trata de una mujer cada 30 horas. En siete años, 1.808 mujeres fueron asesinadas, cifras que sólo reflejan los casos que se muestran en los medios.

Los problemas más comunes con los que se encuentran las víctimas a la hora de intentar terminar con la situación de violencia son:

Denuncias: aunque en general las comisarías toman las denuncias, todavía hay algunas no las toman si no hay lesiones.

Faltan guías y personal capacitado: la ley 26.485 establece que cada Ministerio debe hacer actividades que incluyan las guías de procedimientos que permitirían tener modelos de capacitación unificados en todo el país. Esto hasta ahora no se ha implementado.

La denuncia y el después: Una vez realizada la denuncia, en la comisaría informan al agresor enseguida (esto no se hace en otras denuncias), entonces el denunciado concurre a la comisaría y niega todo. Luego va a buscar a la denunciante para decirle que no lo va a hacer más o explicarle lo que él dice o cree. Pero es en ese encuentro cuando puede producirse una agresión mayor. En algunos casos la mujer vuelve al domicilio que comparte con el agresor y el encuentro es forzoso.

Falta de preparación de la víctima: En general una vez hecha la denuncia o idealmente antes, hay que preparar a la mujer para lo que sigue a la denuncia y cómo debe prepararse y cuidarse. Esto no se hace.

No hay red de contención: salvo en muy pocos lugares, no existe una red de contención para las víctimas. Esto es, asesoramiento psicológico, legal y sobre todo social y humano que acompañe a las mujeres antes y después de la denuncia. Esto es necesario porque lo que sigue a la denuncia es un proceso complejo legamente y también de alto riesgo para la mujer.

Evaluación del riesgo: debe realizarla personal capacitado. La mujer debe estar preparada para no querer retirar la denuncia ante un pedido de perdón del victimario, sabemos que existe el círculo de la violencia que es una cadena de agresiones seguidas de perdón y una reincidencia. Por eso debe ser evaluado el caso y el riesgo y se debe apoyar y dar asesoramiento para que la mujer pueda estar fortalecida.

Acompañamiento: Como se trata de parejas o ex parejas, hay un nexo afectivo que la mujer debe superar. Estas mujeres necesitan apoyo para ellas y sus familias. Muchas veces son los mismos familiares quienes las inducen a creer en la promesa del agresor y a retirar la denuncia.

Dependencia: las víctimas muchas veces viven situaciones de dependencia de sus maridos que les impide tomar la decisión de ponerle fin al vínculo con su pareja. Además del afecto, hay motivos económicos, no tienen trabajo ni les alcanza el dinero para mantenerse ellas y sus hijos, falta de un lugar adonde ir a vivir (esto es muy habitual). Los agresores en muchos casos generan una dependencia absoluta y las víctimas no saben cómo manejarse en la vida. Esto es parte de la acción psicológica que se ejerce sobre ellas.

Educación y pautas culturales: La educación es clave respecto a si se promovió la autoestima o no en sus casas, en la escuela y en la sociedad desde chiquitas. Pero también todavía hay una pauta cultural vigente en la que la violencia está naturalizada y se considera normal que el hombre mande o tenga derecho sobre la mujer.

Falta de presupuesto y de datos oficiales: el Gobierno nacional debe destinar un presupuesto suficiente para poder lograr la implementación de la ley 26.485. Los organismos responsables apenas tienen dinero para subsistir. También falta un registro de datos oficiales, que permitan delinear políticas.NI UNA MENOS 8

#NiUnaMenos es parte de una frase con la que Susana Chávez Castillo,  poeta y activista mexicana, luchó contra los asesinatos de mujeres de su país. Su destino incluso está marcado por la muerte. Ella se encargaba de denunciar maltratos que padecían otras mujeres y en 2011 fue asesinada en represalia. Lo cierto es que en 1995 presentó un poema donde utilizó la expresión “Ni Una Muerta Mas”, en reclamo por los crímenes en Ciudad Juárez, considerada la población más violenta de México. Luego se revirtió el sentido de la frase.

 

Prensa Hospital Saporiti.-